Perro y Gato: Cómo Hacer que se Lleven Bien

Tú tienes un gato y tu pareja un perro y van a vivir bajo el mismo techo. ¿Lograrás que se conviertan en buenos amigos? Requiere paciencia, pero aquí te explicamos cómo hacer para que se lleven bien y vivan en armonía.

 

Perro y gato viviendo en armonía

Aunque parezca mentira, los gatos y los perros no solo pueden vivir en paz, sino que llegan a crear vínculos muy estrechos.

 

Pueden, incluso, llegar a dormir y comer juntos, acicalarse mutuamente y hasta defenderse uno al otro de cualquier peligro.

 

Lo ideal es que si tu gato va a compartir la casa con un perro, no solo aprendan a tolerarse, sino que lleguen a ser amigos.

 

Para que esto ocurra entrarán en juego muchos factores. La raza del perro, por ejemplo, juega un papel importante.

 

Igualmente, la edad de los animales también ha sido un tema de debate, así cómo el nivel de actividad de ambos.

 

Algunas razas de perros son más tolerantes, pero aquellas con fuertes instintos de persecución, como los galgos, no tienden a llevarse bien con los gatos.

 

Tampoco los perros de presa, porque tenderán a morderlos.

 

Hay varias razas de perros que les cuesta adaptarse a un gato. Entre ellas están el Afgano, Beagle, Malamute, Pitbull o Jack Russell, entre otras.

 

Pero esto no es definitivo, los perros son individuos con personalidades diferentes y puede que te sorprendan, especialmente, si convivieron juntos desde temprana edad.

 

El perro y el gato requieren de nuestra ayuda para aprender a convivir

La mejor ayuda que pueden recibir un perro y un gato para aprender a convivir, es la nuestra.

 

La ventaja que tenemos los humanos es que, en lo que respecta a jerarquía, somos los alfas o líderes de la manada, por lo que nuestra reacción, gestos o actos serán importantes.

 

El perro vigilará tu comportamiento con el gato, estudiará todos tus movimientos y si es un perro obediente entenderá tus comandos cuando le pidas que esté tranquilo o que vaya despacio.

 

Si supervisas los primeros acercamientos entre el perro y el gato debes hacerlo con autoridad, por si se desata una pelea o si alguno de ellos se siente amenazado.

 

Nunca asumas que tu gatito amoroso amará al perro en el primer encuentro, por lo que las presentaciones cortas y cautelosas son las mejores; la paciencia y la supervisión son determinantes.

 

Como hacer las presentaciones entre un perro y un gato

Existen algunos gestos que para los perros significan una cosa y para los gatos otras.

 

Aunque con el tiempo, el gato aprenderá el lenguaje del perro y viceversa.

 

A la hora de las presentaciones tienes que recurrir a diferentes formas de comunicación que sean utilizadas por los dos.

 

El olor es la mejor forma de presentarlos, para ello utiliza una manta o un juguete del gato y del perro e intercámbialos para que cada uno perciba el olor del otro.

 

Continúa haciendo esto por algunos días, abarcando cada vez más los espacios de ambos, hasta que notes que se han acostumbrado al olor y ya no les afecta.

 

Posteriormente, comienza a introducirlos de forma gradual, manteniéndolos separados pero que se puedan ver y recompensando el comportamiento apropiado con algún snack o golosina

 

Nunca fuerces al gato, deja que se mantenga en la misma habitación aunque no tenga contacto físico con el perro y que sea suya la decisión de hacer el contacto.

 

Con el tiempo, se generará la suficiente confianza para acercarse.

 

Nunca regañes al perro, simplemente haz valer tu posición de jerarquía y háblale con firmeza.

 

Claves para el éxito de la convivencia entre perro y gato

  • Haz las presentaciones cuando ambos animales estén relajados.
  • Permite que se huelan y no intervengas si no es necesario.
  • Mantén golosinas a mano para que las asocien con estar juntos.
  • Debes estar atento a cualquier señal de amenaza y actuar rápidamente si fuese necesario.
  • Evita que el gato corra, o será interpretado por el perro como una presa.
  • Un poste o rascador es una buen accesorio para que el gato no sea alcanzado por el perro mientras se adaptan.
  • Procura que tu gato tenga un lugar donde se sienta seguro y pueda descansar mientras dura el proceso de presentaciones.
  • No te rindas, debes mantener reuniones cortas hasta que aprendan a tolerarse.

Cada vez hay más hogares donde perros y gatos conviven felices juntos. Si tienes la suficiente paciencia tu hogar será uno de esos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *